sábado, 9 de junio de 2012

Homeopatìa y la gran cèlula (Lachesis Mutus)


Lachesis Mutus

Lachesis es el ojo que todo lo ve, porque la envidia entra por los ojos.

Eva tentada por la serpiente invita a Adán a probar el fruto prohibido, como consecuencia son expulsados del paraíso por sucumbir ante la seducción a desobedecer de la serpiente, que no era otra cosa que “la soberbia” ante Dios y “la envidia” ante su creación.

Se describe como una serpiente venenosa, en sus ojos el acecho, se mimetiza con el entorno, de sangre fría, territorial y de creencias oscuras, así ha transitado a lo largo de la historia sonriendo a la Nux Vómica que tanto le gusta.

La envidia es el único pecado capital que entra en nuestro sistema nervioso como un veneno del cual no somos conscientes, pero su principal síntoma es la falta de aceptación de lo que se es y de lo que se tiene; Lachesis Mutus sabe cuando, sabe donde y sabe como esparcir el veneno.

En nuestra sociedad veremos niñas de 13 años queriendo ser modelos, a los 15 años piden una cirugía estética para implantes de mamas, en Japón se operan los ojos para tenerlos mas redondos, a los 40 se estiran el rostro y así la larga lista de amputaciones estéticas que hay para todas las edades y para todos los cuerpos.


La Nux Vómica maneja los recursos para abrir un burdel, pero es Lachesis quien lo administra, coloca la tarifa y elige la vestimenta, Nux Vómica hará de este un negocio lucrativo; Lachesis conocerá los secretos que tienen sus clientes de alto nivel, utilizándolos cuando se sienta atrapada; es una voz que se desliza en el viento, nunca esta al frente, siempre con una fría estrategia que le permite salir ilesa, pues así como el relato bíblico los expulsados del paraíso son otros no ella. 

A Lycopodium le hablara de poder; si es Pulsatilla de Dios; si es Natrum Muriaticum de dinero; a Sulphur de miedo; Mercurius lo manejara a su antojo, pero con recelo porque sabe que es tan letal como ella misma.  Phosphorus le hablara de sexo sin restricciones, su perdición; si es Calcárea Carbónica con las cirugías estéticas y a la Nux Vómica de enemigos que no existen. Lachesis no para de hablar, es locuaz, manipuladora; su falta de confianza se expresa en desconfianza de todos y celos de su pareja hasta el escándalo, con expresiones apasionadas de su modo de amar, explosiva; seductora con gran energía erótica-agresiva.


La falta de comunicación entre los continentes es a causa de la envidia y el miedo, cuando Lachesis ha mordido la religión se perciben sus síntomas en aquellos que se matan porque su Dios es mejor que el Dios del otro, si no puedes ser de los míos te destruyo; ese es el caso de Palestina e Israel, o cristianos y persas o cristianos contra los indígenas siglos atrás.

Ha mordido la estructura militar dos veces, I y II guerra mundial; países que se apoderaron de otros destruyendo todo lo que pudieron a su paso. El síntoma físico de su veneno es excitación y luego parálisis, pasa en la mente de los grandes potentados que se lanzan por las ventanas, excitación por tener dinero y poder, conduciéndola a parálisis de raciocinio.

Nux Vómica es una mafia que esta en todos los niveles de la sociedad y que intoxicada por el veneno de Lachesis derrama su Mercurius en las calles. Vivimos en el consumismo, deseamos tener cosas que vemos en la televisión, teléfonos, autos, mujeres, hombres, hogares ostentosos, mostrar lujo parece ser una proyección de estar bien; pero eso choca contra la envidia de quienes tienen menos poder adquisitivo, mas Mercurius y menos humanidad, lo que conduce a robos y asesinatos para obtener los bienes que se codician, siendo impotentes de conseguirse por propio esfuerzo.

No existe la envidia sana; transitamos éste plano de existencia sin saber a que vinimos y Lachesis susurra en el viento lo que debes desear tener para mantenerte ocupado. Si nuestra misión de vida es la ascensión a un plano superior de existencia, deberíamos preguntarnos si lo que somos y lo que tenemos es el producto nuestro esfuerzo o es conseguido a través de la envidia;  recordemos que la mentira, la traición, la intriga y el oportunismo entre otras faltas se segregar de esta tristeza frente al bien ajeno y a nuestra propia incapacidad de acceder a tales recursos.

Como podemos observar Lachesis actúa intensamente sobre el sistema nervioso, primero excitándolo y luego paralizando; extravasaciones sanguíneas y hemorragias; en general envenena la sangre y perturba los centros nerviosos.

Mariangel Marquez-Howard Yanes
Caracas-Venezuela 09/06/2012.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.