viernes, 23 de agosto de 2013

Energía Wei o Defensiva



Energía Wei o Defensiva


La energía Wei, tiene como misión la defensa y por ello se manifesta hacia el exterior de una manera continua. 

Comprendiendo que el hombre es un ente energético, aceptamos que lo influye las variaciones climáticas o cósmicas las cuales incitan a la enfermedad, manifestándose en seis variedades, las cuales son calor (Re), viento (Feng), frio (Han), humedad (Shi), sequedad (Zao) y fuego (Huo).  Estas energías cósmicas destruyen la economía energética humana, si no existiera la energía Wei, la cual va a crear campos de neutralización que impiden la acción de la noxa cósmica. 


La formación de la energía Wei comienza con la ingesta de alimentos, a través de la transformación realizada en el Estómago, como lo hemos destacado en la formación de la energía Rong; de igual manera, en este proceso destilaremos tres tipos de energías, una Tinh o energía libre que va al Maestro del Corazón (MC), Thin o energía pura y Jing o materia.


Una gran diferencia de observar en la generación de la energía Rong y la energía Wei, es que el Pulmón, último eslabón en la creación de la energía Rong, no formará una energía libre que pasa al Maestro del Corazón; mientras que el proceso de la energía Wei, todos sus integrantes generaran este tipo de energía sutil o libre (Tinh) que será trasmitida hacia el Maestro del Corazón.


La energía Jing generada por el Estómago es dirigida hacia el Intestino Delgado, quien creará una energía útil o pura que se deposita en el Riñón energético y una impura depositada en el Intestino Grueso.  Como observamos, las funciones del Intestino Delgado son completar la digestión que resulta en la gestión de líquidos, absorción de los alimentos separando lo puro de lo impuro, enviando lo puro al Bazo y lo impuro al Intestino Grueso y controlar los líquidos; estas últimas funciones dependerán del Yang de Riñón.  A este proceso se le denomina Segunda Purificación.

La sustancia depositada en el Intestino Grueso forja la Tercera Purificación, resultando nuevamente una energía pura que de igual manera se dirigirá al Riñón, esto afirma que este órgano es un almacén energético; lo impuro es expulsado al exterior como heces; evidenciamos las funciones del Intestino Grueso de transformación o cambio al recibir los residuos del Intestino Delgado y transformarlos en heces; y por último, de paso al absorber los líquidos de los residuos.


Por otra parte, todas las energías depositadas en el Riñón a través de los intestinos serán procesada en una Cuarta Purificación,  donde lo puro ira hacia el Hígado y lo impuro a la Vejiga.  El Riñón se encargara de gestionar o conservar los líquidos, recordando que el metabolismo de los líquidos depende del Bazo, el Pulmón y del Riñón quien los controla. El Riñón separa lo puro de lo impuro, enviando lo impuro a la Vejiga y cediendo lo puro al Pulmón cuando éste desciende, a esto se le denomina control de la recepción del Qi respiratorio, ya que el Riñón sostiene al Pulmón para que este pueda descender.

Los residuos que llegan a la Vejiga pasaran por una Quinta Purificación, de nuevo lo puro será enviado hacia la Vesícula Biliar y lo impuro se expulsará al exterior en forma de orina.

La energía dirigida hacia el Hígado por el Riñón, experimentará la Sexta Purificación, la energía pura generada por este proceso, circulará por el canal interno del Hígado y se elevará a lo más Yang del cuerpo o Potencia Cósmica, en el centro del vértex o centro de reunión de todas las energías yang (20VG); lo impuro se dirigirá hacia la Vesícula Biliar; donde se llevará a cabo la última purificación, Séptima.  Nuevamente la energía pura o útil, será transportada hacia el centro de reunión de las energías yang, y lo impuro retomará el inicio del circuito para efectuar un nuevo reciclaje; esta última sustancia estará muy refinada, por esto a la bilis se le denomina lo más puro de los humores orgánicos.


Las energías recolectadas de la sublimación del Hígado y la Vesícula Biliar, es una energía volátil que se expande hacia el exterior, y se acumulará en los globos oculares durante la noche para en el día junto a la acción de parpadeo se transmitirá a los meridianos de Vejiga, Vesícula Biliar y Estómago, quienes son los más largos del organismo, descendiendo desde el ojo hasta los dedos de los pies; los miembros superiores se conectarán formado planos energéticos con ellos, constituyendo un halo protector que nos aísla del medio, circulando por los denominados Canales Tendinomusculares. 

De igual manera existe una circulación interna, desempeñando la inmunidad energética a través de los Canales Distintos, Luo Longitudinales y los Vasos Curiosos, Reguladores o Maravillosos.

Mariangel Marquez
Caracas Venezuela 23/08/2013

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.